Casos de clientes de Weatherford

PLM ha permitido a los gigantes mundiales de la producción de petróleo y gas aumentar la productividad de sus pozos.

Diseñar en cualquier parte y construir en cualquier lugar es un objetivo ambicioso para todo fabricante multinacional, pero especialmente para Weatherford, uno de los mayores proveedores del mundo de equipamiento y servicios en el sector petrolero.

“Dondequiera que hay petróleo, hay una representación de Weatherford”, afirma Bill Droke, un director de TI responsable de la planificación de recursos empresariales (ERP) y de los sistemas de gestión del ciclo de vida del producto (PLM). Weatherford es una organización multinacional con sede central en Ginebra (Suiza) y opera en más de 100 países. La compañía dirige 16 centros de tecnología y formación; aproximadamente, 1000 instalaciones de servicio y fabricación. Más de 59 000 empleados de Weatherford se dedican a ayudar a los gigantes mundiales del petróleo y el gas a aumentar la productividad de sus pozos.

Las compañías de petróleo y gas aplican la tecnología de Weatherford a lo largo del ciclo de vida de un pozo, desde la perforación y evaluación hasta la producción. Los sistemas de intervención son otra especialidad de Weatherford. Estos sistemas ayudan a los productores de petróleo y gas a solucionar problemas y optimizar la producción de pozos en todo el mundo que rinden por debajo de lo esperado.

Hace alrededor de una década, Weatherford se comprometió a hacer que el concepto “diseñar en cualquier parte y construir en cualquier lugar” dejara de ser un ideal industrial para convertirse en un imperativo de las compañías. Decidieron reorganizar sus operaciones en torno a una plataforma de ERP mundial que integraba PLM como componente fundamental.

¿Por qué PLM? “Es sencillo”, afirma Droke. “Necesitamos controlar los datos de nuestros productos. Más que nunca, comenzamos a ver los diseños de nuestras piezas como activos cruciales de la compañía. Nuestras inversiones en ERP y PLM tienen como único objetivo mejorar la gestión del inventario y los activos a lo largo de nuestra cadena de suministro global”.

Niveles de complejidad

Desde el comienzo de la iniciativa de ERP/PLM, el propósito de Weatherford fue crear una única base de datos centralizada con la información de sus productos. Su idea era que el sistema fuese completo, con todas las piezas identificadas de forma coherente y con todas sus características detalladas. Los usuarios deben poder acceder a los datos de un modo fácil y rápido, en cualquier momento y desde cualquier lugar.

Dada la naturaleza internacional de las operaciones de la compañía, ofrecer esta funcionalidad no era una tarea fácil. Pero ese era solo un factor de complejidad.

“La ingeniería de productos en el sector de los yacimientos petrolíferos puede ser diferente a la de cualquier otro lugar”, afirma Lewis Lawrence, responsable de procesos de PLM en Weatherford. “Si bien hay productos estándar que diseñamos y fabricamos, hay otros productos clave que proporcionamos que están diseñados específicamente para los pozos en los que se van a utilizar. Se diseñan, configuran y fabrican bajo pedido”.

Las piezas de Weatherford, especialmente las que se usan en pozos, suelen fabricarse a partir de barras en bruto y pueden usar materiales que pueden parecer exóticos para otras industrias. Por ejemplo, el inconel, que es una superaleación cuya base principal son el níquel y el cromo.

La producción es limitada, pero el ciclo de vida de un producto puede ser muy largo. “Con frecuencia, los pedidos que se repiten tienen una separación de 10 años o más”, afirma Lawrence. “Con diseños de piezas que vienen de tantas fuentes, es fácil perderse. Puede ser difícil encontrar los datos originales”.

Lo que Weatherford se ha propuesto evitar especialmente, comenta Lawrence, es la necesidad de rediseñar las piezas que ya existen. Esto supone más costes y tiempo en el desarrollo de productos.

Consecuencias en el balance final

Otro desafío de PLM ha sido la organización. Con los años, Weatherford ha crecido con nuevas adquisiciones. Hoy día, la empresa es una fusión de más de 250 compañías adquiridas. “Y, por cada equipo de ingeniería nuevo que se ha incorporado”, afirma Lawrence, “hemos añadido otro conjunto de sistemas heredados para la numeración y descripción de las piezas”.

La cadena de suministro va sumando capas de complejidad. “El mayor cliente de Weatherford”, anota Lawrence, “es Weatherford”. Es decir, la mayor parte de la producción de las plantas de la compañía es para cubrir las ventas internas a su propia organización de servicio. Los centros de servicio de Weatherford alquilan y utilizan equipos para prestar servicio a compañías de petróleo y gas en el marco de contratos de servicio.

Weatherford depende también de miles de fabricantes para producir pequeñas cantidades de piezas especializadas. Los proveedores de la compañía son, en su mayoría, empresas pequeñas. “Muchas”, dice Lawrence, “están en lugares cercanos a los pozos de nuestros clientes. Esto supone muchos más datos de productos diferentes que coordinar”.

Además, los plazos de entrega son muy ajustados. Si Weatherford se demora en llevar un equipo a un sitio, el cliente puede perder un tiempo muy valioso de perforación y retrasar la producción.

“La puntualidad tiene un efecto importantísimo en el balance final”, afirma Lawrence. “No nos podemos retrasar por problemas con los datos de los productos. Para nuestros clientes, es una cuestión de productividad. Para nosotros, puede ser la diferencia entre lograr el próximo contrato de servicios o no".

Calidad dentro y fuera

Weatherford utiliza un sistema ERP de Oracle, con el sistema Windchill de PTC como front-end de PLM. Los usuarios crean piezas con herramientas de diseño asistido por ordenador (CAD) y el proceso de envío a producción (RTP, Release To Production) controlado por PLM de Weatherford controla de forma rigurosa las aprobaciones antes de transferir la información de las piezas a ERP.

El personal clave de ingeniería y fabricación recibe automáticamente la notificación cuando el diseño nuevo o actualizado de una pieza alcanza el estado de “enviado a producción”. “Los sistemas están tan interrelacionados”, comenta Droke, “que los usuarios de ERP interactúan con nuestras herramientas y los datos de PLM sin saberlo realmente”.

La adquisición continua de compañías por parte de Weatherford implica que la adopción de los sistemas ERP/PLM integrados continúe siendo un proceso en curso. Pero no hay duda de que se ha impuesto. Ahora hay más de 2000 usuarios de PLM a diario en Weatherford. La base de datos de productos alberga casi un millón de datos de piezas maestras y más de un millón de números de pieza secundarios.

Cada mes, los usuarios de Weatherford añaden al sistema casi 6000 números de pieza nuevos, alrededor de 2000 revisiones de pieza y más de 1000 solicitudes de cambio de diseño. Según los cálculos de Droke, aproximadamente un 85 % de las transacciones comerciales de Weatherford se realizan ahora a través de sistemas ERP/PLM. Como él dice: “Si Windchill no está disponible, nuestra capacidad de respuesta a la demanda comercial se ve seriamente afectada”.

La calidad de los datos de productos es muy importante, afirma Lawrence. “Mi filosofía es esta: vivir como si no hubiera mañana; gestionar los datos como si duraran para siempre”. Y explica: “Puede parecer obvio lo que estoy diciendo, pero la información que se mantiene en PLM es lo que aporta valor al sistema. Tener datos incorrectos es peor que no tener datos. Los datos incoherentes son datos incorrectos. El sistema no crea datos y tampoco los corrige. Calidad dentro y fuera”.

Lawrence añade: “Con todo mi respeto por el anuncio de la tarjeta de crédito: tener buenos datos no tiene precio”.

La clasificación es fundamental

Una clasificación cautelosa de las piezas permite eliminar diseños duplicados y garantizar una buena calidad de los datos de productos de Weatherford. El equipo de clasificación de la compañía colabora estrechamente con expertos en la materia para combinar los datos de los numerosos sistemas heredados y buscar equivalencias en los diseños de piezas. Después crean números de artículo “nuevos” y, cuando es posible, asignan el número heredado a las piezas que ya existen en el sistema, con descripciones en un formato estándar para un uso coherente en las listas de materiales y otras aplicaciones.

Hasta 40 atributos por pieza permiten distinguir artículos. Las piezas geométricamente idénticas se pueden describir a partir del mismo plano. Este método basado en atributos, afirma Lawrence, permite que se pueda prescindir de personal especializado para crear variantes de piezas. “A menudo, generar una pieza repetida con materiales diferentes es una labor que puede realizar cualquier empleado. No es precisa una licencia CAD”.

Gracias a la clasificación, los usuarios de Weatherford pueden hacer una búsqueda rápida y recuperar las piezas necesarias. “En una organización tan amplia y diversa como la nuestra”, afirma Droke, “tener solo un sistema PLM no es suficiente. Es la clasificación de los datos lo que realmente acaba con los silos de información. Es lo que facilita el proceso de búsqueda y recuperación de piezas en el trabajo diario”.

La clasificación de piezas mejora también la colaboración entre equipos. Lawrence comenta: “Permite que todo el mundo tenga la misma información, internamente y a lo largo de la cadena de suministro. Nuestros equipos trabajan mejor y más rápido cuando tienen la seguridad de que los datos de productos que tienen están completos, son precisos y están actualizados. Podemos satisfacer las necesidades de nuestros clientes con mayor eficacia”.

La clasificación crea, incluso, sinergias entre disciplinas empresariales. “Nuestra integración de estructuras de datos clasificados, plantillas de productos, atributos y valores permitidos está interrelacionada con todos los aspectos de nuestro proceso de negocio y la cadena de suministro”, afirma Droke.

Al tener a Ingeniería, Finanzas, Marketing y otros departamentos de Weatherford compartiendo los mismos datos coherentes de productos, pueden realizar análisis empresariales sofisticados con el fin de detectar nuevas oportunidades de crecimiento.

Tener los datos de clasificación y atributos disponibles en informes vinculados a los datos de ERP ha hecho posible que algunos grupos puedan realizar análisis empresariales detallados estudiando los ingresos por determinadas líneas de producto o modelos de producto específicos por región geográfica, cliente y tipos de pozo. Este tipo de informes ha dado lugar a veces a un marketing más específico, tanto internamente a personal de Weatherford como externamente a clientes.

El análisis de datos demostró, por ejemplo, que los clientes de Weatherford solían necesitar determinados equipos periféricos. Esto llevó a la compañía a crear kits de piezas complementarias vinculados a los ensamblados principales, una nueva herramienta muy valiosa para los servicios de atención al cliente, ya que ayuda a asegurar que los pedidos contienen todo lo que el cliente necesita para utilizar los equipos. Antes de esta opción, los servicios de atención al cliente tenían que consultar a menudo directamente a los ingenieros o basarse en los catálogos de productos para asegurarse de que los accesorios necesarios estaban disponibles para el cliente.

“Los datos, por tanto, nos ayudaron a prever las necesidades de nuestros clientes y satisfacerlas de un modo innovador”, afirma Droke.

La organización para la conformidad con las normas del comercio depende mucho también de la clasificación de los productos a la hora de tomar determinaciones de licencias y aduanas para los envíos internacionales de la compañía.

Droke se refiere al compromiso inicial de Weatherford con la clasificación llevada a cabo como una “tarea de fase uno” en su iniciativa de ERP/PLM como una clave para lograr una implementación satisfactoria. No obstante, aclara, las compañías deben abordar la clasificación totalmente conscientes de sus desafíos. “No es una varita mágica que se mueve sobre datos y todo se pone en su sitio”, comenta. “La clasificación es un trabajo duro. Es una inversión importante".

Resistencia superadaTrabajadores con monitores informáticos

PLM, según Lawrence, convierte la gestión de cambios de ingeniería en un “proceso en bucle cerrado” en Weatherford. “El sistema impone de manera estricta lo que los usuarios deben hacer”, afirma.

Los controles de acceso impiden cambios de diseño no autorizados. Pero el sistema también avanza continuamente el proceso. “El único objetivo de la gestión de cambios de ingeniería es hacer el cambio”, afirma Lawrence. “Nuestros clientes no pueden detener sus plataformas petrolíferas a la espera de que se implemente un cambio de diseño autorizado”.

Lawrence comenta que el sistema PLM de Weatherford tuvo cierta resistencia interna al principio. “Algunos en la compañía”, dice, “lo veían más bien como un fastidio, algo que les obligaban a hacer. Pero, conforme se agregaban datos de calidad y los usuarios comenzaron a acceder a ellos con regularidad, vieron su valor y se convirtieron en defensores del sistema”.

Droke añade: “Hoy día, ‘diseñar en cualquier parte y construir en cualquier lugar es más que un eslogan en Weatherford. Es una realidad. La calidad de nuestros datos de productos contribuye a que así sea”.